Análisis: "Dishwasher; Dead Samurai"




Ayer mismo en casa de Ender, él me comentaba lo vivo que mantienen tanto "Playstation Network" como "Xbox Marketplace" el género 2D fuera de lo que son las portátiles, al tiempo que intentábamos acabarnos el Shinobi de arcade en nivel superdificil. Cierto es y a veces hay diversidad de opiniones sobre la utilidad del mismo en un mercado más orientado hacia casualismo o el ultra-hardcorismo, pero está bien cuando dichos servicios te ofrecen títulos cuyo unico objetivo es el de pasarlo bien y divertirte, lejos de ser el puesto 1 de los leaderboards o el que mas farde de equipo en un juego online.

Y si la cosa permite que tú pueda programar tus propios juegos y dar rienda suelta a la creatividad con la unica base de tu juego soñado (y algo de pelas, para que engañarse) el resultado a veces son deliciosas y desafiantes experiencias como la que "Dishwasher; Dead Samurai" ofrece ya desde la primera pantalla.


La historia:
Más bien la escusa para la somanta de palos que vendrá tan pronto entremos en el juego. El protagonista del mismo se hace llamar simplemente "The Dishwasher" lo que literalmente traducimos como "el lavaplatos" poco más conocemos de él pues el propio y sufrido (y sádico) protagonista no recuerda nada más aparte de que, por algún motivo, ha vuelto de la muerte sin sentir ningún tipo de duda, remordimiento o miedo. No tiene siquiera tiempo de pararse a meditar sobre su situación antes de ser atacado por un ejercito de Cyborgs armados.
Es gracias a este ejercito que el lavaplatos descubre dos cosas; la primera que en algun momento del pasado reciente escapó del lugar en el que extirparon su corazón estando él todavía vivo, la segunda que cuenta con una innata capacidad para matar de la manera más brutal y despiadada que la mente humana pueda concebir.
Sin nada más que hacer, esta especie de zombie-cyborg-samurai sediento de vengnza, se abre camino entre oleadas y oleadas de enemigos con la esperanza de encontrarse con alguna respuesta.

El Juego:

"Dishwasher" es un Beat'em up 2D ultraviolento con una jugabilidad basada en el combate frenético a toda velocidad y el uso continuado de combos. Muy fuertemente inspirado en su mecánica por "Beautyful Joe" y en cuya estética sombría y oscura encontramos una base de ambientación entre gótica y Cyberpunk (bastante más de esta última), donde podemos encontrar más de un detalle que nos traerá a la mente obras como "Equilibriun", "Dark City" o "The Gene Generation".

Lejos de convertirse en un simple button-smasher, el juego tiene una dificultad solamente comparable con su nivel de brutalidad y saña. Dicha dificultad, sin embargo, no llega a caer en el pozo de la frustración como le ocurre a veces a títulos como "Ninja Gaiden 2" y sí se parece más a aquella en la que si eres incapaz de pasar un nivel no es porque el juego esté siendo rastrero o tramposo contigo, sino que simplemente todavía no eres lo suficientemente bueno para pasar dicho nivel. Como buen ejemplo puedo ponerme a mi mismo: Tras intentar durante 40 minutos pasar uno de los muchos niveles arcade desistí para seguir y terminarme el modo historia, tras el cual y con unos cuando combos en mi mente y más practica en el control decidí intentar otra vez tan dificil nivel. Solo necesité un intento y 1min 40seg para dar matarile a los dos jefes que tantos quebraderos de cabeza me habían causado un par de horas antes.

Los amos del cementerio...

El control y habilidad en las cuatro armas distintas de las que disponemos, junto con cuatro tipos distintos de "magias" son vitales a partir del tercer o cuarto nivel, cuando las oleadas de enemigos son más numerosas y resistentes al daño. No es suficiente con conocerse un combo que repetir una y otra vez pues dependiendo del tipo de enemigo que tengamos delante, una combinación rápida de ataques puede ser muy eficaz o ser algo completamente inútil que nos recompense con una bonita (y roja) pantalla de "Game Over" en cuestión de segundos.

Si bien el juego tiene un punto negativo que siempre acompaña a este tipo de títulos. La acción intensa, rápida y continua hace que en ocasiones perdamos la noción de lo que pasa en la pantalla. Ese problema puede incrementarse cuando la única manera de conseguir un rellenado de vida es ejecutar a los enemigos de una manera específica (basicamente es pulsar "B" o "Y" cerca del rival, algo dificil en un juego que deja poco tiempo de reacción para casi todo).

Las ejecuciones requieren de buen timing y reflejos y, echas correctamente, nos proporcionan "buffs" y recargas de vida

Y si el caos y la adrenalina no es suficiente, el juego admite tres jugadores simultaneos en coperativo para hacer este baño de sangre todavía más intenso en un juego que, por si solo, ofrece una re-jugabilidad sobresaliente.

Graficos y sonido:

Cuando hablamos de 2D a la vieja escuela no nos podemos esperar algo realmente "hi-tech", pero a Dishwasher no le hace falta en absoluto. Hablamos de un juego con un cuidado estético y artístico excepcional. Acorde con la historia de desesperación y venganza sangrienta que guia a nuestro protagonista en un mundo hyper-informatizado carente de emociones, color y manera de escapar.

Sobre unos gráficos muy al estilo flash, pero obviamente mejor cuidados, unos correctos efectos de luces, disparos, chispas y, por supuesto, galones y chorros de sangre. Correctos efectos de disparos, explosiones y gritos. Tambien destaca una muy cuidada banda sonora que aparte de acompañarnos a lo largo del juego nos permite disfrutar en mitad del mismo gracias a una serie de minijuegos de guitarra distribuidos a lo largo y ancho de los niveles del modo historia del juego (En plan "Guitar Hero" pero con el pad y más simple).

Despedazar zombies y cyborgs nunca pasa de moda

Conclusión:

"Dishwasher; Dead Samurai" es un ejemplo de todo lo bueno que puede aportar el "XNA Creators Club". Frescura, nuevos talentos y renovar lo mejor de la vieja escuela tomándolo y haciendolo nuevo. Un título con una imagen cuidada, un control preciso y desafiante, una banda sonora inspirada y la durabilidad que ofrecen más de 20 fases del modo historia, más de 50 del modo arcade y 4 niveles de dificultad. Teniendo todo eso en cuenta y considerando los 800MS que vale el juego completo (10€), es casi como si estuvieras robando a sus creadores. En pocas palabras; podemos decir sin duda que este es uno de los mejores títulos disponible en XBLA en la actualidad.

Nada más que decir... "I'm REVENGE... I'm HATE... I'm THE DISHWASHER"



Saludos Pozcasers...