Hola, vendo estas bonitas chaquetas de cuero



Allá por el año 1989 yo era un crío insoportable que un día fue al cine con su hermano mayor. Lo pusieron en primera fila (era estreno y los asientos buenos se habían agotado rápidamente) a ver una película en el que el protagonista era un tipo con un sombrero y un látigo que le hacía la vida imposible a los nazis (no sabía qué eran los nazis, pero estaba claro que aquellos tipos eran malvados). Aquella película era, evidentemente, Indiana Jones y la Última Cruzada. Lo disfrutó como el enano que era tal y como lo hicieron todos los de su generación, tal como lo habían hecho sus hermanos mayores con las dos entregas anteriores de la saga.

Desde entonces la cuarta entrega no ha aparecido hasta hoy, 19 añazos después. Indy es viejo, yo no soy un crío (aunque sí sigo siendo insoportable) y durante todo este tiempo nos dejaron huérfanos de aventurero a los fans.

Pues no. El mítico arqueólogo protagonizó una buena colección de videojuegos que en algunos casos nos maravillaron, recuperando la esencia de Indy, y en otros nos horrorizaron. Ender y yo (Val) hemos decidido que ahora es un buen momento para revisarlos todos y comentar qué nos ha dado la industria con respecto al profesor Jones. Y, en contra de nuestra filosofía, os daremos esta vez una nota numérica, pero no del juego, que importa poco si es bueno o un truñazo, si no del carisma de su protagonista, intentaremos juzgar si el juego recupera esa esencia de Indy.


Raiders of the Lost Ark (1982)



Versiones: Atari 2600.

Género: Aventura.

En pleno apogeo comercial de la primera película de Indiana Jones, Atari lanzó al mercado la adaptación a videojuego para la 2600. El juego fue programado por Howard Scott Warshaw, conocido por realizar posteriormente la infame adaptación de ET el extraterrestre. De hecho un juego recuerda al otro, aunque hay que decir que En busca del Arca Perdida es un título mejor hecho y menos desesperante que ET.

El juego se centra en la búsqueda del Arca de la Alianza por parte de Indy, obviando cualquier otro detalle de la película, como puedan ser los Nazis o la rivalidad con Belloq. Para ello el aventurero se tiene que hacer con varios objetos que utilizará en su camino.

Lo primero que me encontré al probarlo era que no sabía manejarlo. Tras dar un par de vueltas sin saber cómo seleccionar el látigo del inventario (y por tanto sin poder hacer mucho por defenderme) me encontré con que el juego hacía uso de dos mandos en la consola. Mientras que uno se usaba para ir de un lado a otro, el segundo mando se utilizaba para seleccionar un objeto. Es un detalle que no deja de sorprenderme y que en un principio me hizo pensar que estaba ante un juego demasiado complejo, pero a base de pillarle el tranquillo aquella idea se me borró de la cabeza. Además es un juego en el que es muy fácil perder vidas si no tienes claro qué estás haciendo, por lo que el ensayo/error está garantizado.

Casi todo en este juego es un poco abstracto.

Sin embargo, lo más complicado del juego era un lastre de aquellos tiempos: los gráficos. No es que sean cutres, en su época debían estar bastante bien, pero había que echarle imaginación. Por ejemplo en la primera pantalla nos encontramos con el látigo... pero ¿quién iba a imaginar que esa cosa marrón tres veces más grande que Indy era el condenado látigo?

Carismómetro:
Si no fuera porque el monicreque lleva sombrero y usa un látigo (que es difícil de reconocer cuando lo usamos) no podríamos identificarlo como Indy. No hay el más mínimo resquicio del carisma del aventurero y probablemente ni si quiera se lo plantearon a la hora de desarrollar este juego.



Indiana Jones in the Lost Kingdom (1984)


Versiones: Commodore 64

Género: Algo así como puzzle

Es poca la información de este juego que he encontrado, puedo deciros (como ya sabréis por poco fans que seáis de la saga) que no está basado en ninguna de las películas de nuestro profesor favorito.

En cuanto a la historia... bueno, todos sabemos como eran aquellos tiempos: Después de la pantalla de presentación podemos leer una historia que nos cuenta que nuestro amigo Indy acompañado de su látigo y su fiel bastón (ya veréis como esto es una parte muy importante del juego...) estaba rondando por una selva en busca de un mítico artefacto, del que se dice que contiene la historia de una antigua civilización, cuando de repente vio un castillo. Obviamente entró y obviamente ahí acaba la historia y empieza el juego.

Lo primero que nos encontramos es una imagen del famoso castillo entre la selva, una imagen que por cierto me ha gustado bastante, y ala, ya tenemos a Indy listo para moverse. En primer lugar tenemos unas puertas con escaleras para que elijamos nivel, una vez entramos en alguna de ellas otra habitación con puertas nos deja elegir dificultad. Este método de selección me resultó especialmente gracioso por dos cosas, a saber:
  • Es bastante complicado llegar a la puerta que te interesa a la primera. A la mínima que chocas contra una pared o te intentas inventar una escalera Indy vuelve a aparecer abajo del todo ante tu atónita mirada.
  • Una vez te mueres en una de las fases que has elegido tan costosamente tienes que volver a elegir. ¿Otra vez la escalera? pues no, menú de entrada por teclado: ¿número de jugadores?, ¿fase?, ¿dificultad? Y ala, a jugar. Imagino que lo de las puertas está bien la primera vez... pero cuando te atascas...

Mirando un poco el juego en sí tenemos lo siguiente: 6 Niveles, 3 Ajustes de dificultad. Cada nivel es distinto del anterior, y podríamos considerar cada uno como un... puzzle de acción en el que debemos hacer determinada acción con Indy y a su vez conservar nuestra vida, a veces atacando (con nuestro amigo el bastón) y casi siempre esquivando. De este modo el primer nivel consiste literalmente en ir de izquierda a derecha en la fase matando (convirtiendo en polilla...) a todo aquel que amenace nuestra integridad, y el segundo en esquivar pelotas asesinas mientras colocamos números.

A la hora de hacer una valoración diría que, aunque por lo que cuento parezca que no, el juego es bastante divertido. El intentar descubrir qué hacer en cada fase al mismo tiempo que intentamos salvar nuestra cabeza lo hace bastante intenso. Como nota negativa recalcaría un control bastante propenso a fallos y que mientras atacas con tu bastón no puedas moverte.

La segunda fase, mi favorita. ¿Veis el látigo de Indy?
Él no


Carismómetro:
Aunque pueda parecer en cierto modo absurdo, el Indy que movemos llega a tener cierto carisma. Veamos... tiene un sombrero (bien!), tiene un látigo (bien!), nunca usa el látigo (mal...), ataca con un bastón (esto... es sobre la nueva peli, el juego, o que?). En fin, entre el parecido de nuestro macaco con nuestro héroe, el tipo de labores que hacemos en el juego, la historia introductoria y los toques de banda sonora podríamos decir que en ciertos momentos podemos sentir que realmente llevamos al doctor Indiana Jones.



Indiana Jones y el Templo Maldito (1985)


Versiones: Amiga, Amstrad CPC, Apple II, Arcade, Atari ST, Commodore 64, PC, MSX, ZX Spectrum.

Género: Plataformas de acción.

Como juego de máquina recreativa de los años ochenta cumple su objetivo: una mecánica simple y repetitiva que vicia y que te invita a introducir moneda una y otra vez. La idea gira en torno a tres pantallas:
  • En la primera hay que liberar niños prisioneros a base de latigazos en las cerraduras de las celdas. Mientras tanto varios guardias tratarán de atraparnos, aunque se pueden aturdir mediante otro latigazo.
  • En la segunda pantalla se recrea la lucha de las vagonetas, en la que hay que derribar enemigos mediante trampas (golpeando bidones o montones de piedras...).
  • En la tercera hay que recuperar la piedra de Sankara situada en un altar.

Sí, al final para la vagoneta con el pie.

Estas tres fases se repetirán varias veces hasta que nos encontramos con la fase final, en la que nos enfrentamos a Mola Ran en el puente.

Es un juego sencillo aunque entretenido y de unos gráficos considerablemente buenos, sobre todo teniendo en cuenta la época en que fue desarrollado. Debió tener un notable éxito, puesto que años más tarde, entre 1987 y 1988, se lanzaron múltiples versiones domésticas para los aparatos de la época.

Carismómetro:
Tiene varios puntos muy buenos: libera a los niños golpeando las celdas con el látigo, para la vagoneta con el pie, se cuelga con el látigo de algunos salientes y se balancea...



Indiana Jones and the Temple of Doom (1988)


Versiones: NES

Género: Acción

Otro juego basado en la segunda película, de hecho basado en el arcade ya comentado. Hablaremos de él a parte ya que incluye bastantes cambios a nivel jugable, como uno de los saltos más incontrolables de la historia.

El juego en sí... no he entendido muy bien de que va. Hay niños, indios, armas, látigo... niños... niños... Por lo que he conseguido sacar, el juego consiste más o menos en lo siguiente: Si sabes qué niño te da la llave para el siguiente nivel, los demás que se jodan(hay la posibilidad de que la llave te la dé un niño aleatorio, pero no he podido comprobarlo). El tema es básicamente ese, conseguir una llave pasar de fase, conseguir una llave, pasar de fase... De todos modos el juego resulta bastante divertido y considerando la época y el que estando basado en una película se deje jugar ya es un punto a su favor. Bastante más de lo que han hecho últimamente con Ironman, por ejemplo. Si os gusta el personaje y no os importa jugar a un juego de 1988 en una consola de 8 bits, os recomiendo que le echéis un vistazo.

Vagonetas y cintas transportadoras...
ya os hartareis ya


Carismómetro:
La representación de Jones está bastante lograda, trasmite con unos pocos pixeles el carisma del héroe. La obligada presencia del látigo mola, y que se pueda usar (hola commodore) mola más. De hecho aquí nos encontramos con ese movimiento especial del carisma, esa obra de arte de la cinética individual, balancearse con el látigo. A parte de esto pequeños detalles como que al morir se quede el sombrero de Indy, o que sea ese mismo sombrero el objeto que nos da vidas hace que nuestro Carismómetro se ponga contento, en el sentido sexual de la expresión. Si a eso le añadimos que al coger una vida suena la famosa musiquita de la saga tenemos un Indiana Jones con todas las letras.



Indiana Jones y la Última Cruzada [Aventura gráfica] (1989)


Versiones: Amiga, Atari ST, Mac, PC.

Género: Aventura Gráfica.

Fue el tercer juego diseñado bajo el motor para aventuras gráficas SCUMM, tras Maniac Mansion y Zack McKracken. Aunque era una aventura gráfica al más puro estilo de Lucas Arts, esta imponía un detalle que ninguna otra contenía: los combates contra los oficiales nazis. Era un detalle que buscaba acercarse un poco a la acción de la película, que podía evitarse colándose por distintos pasillos o con frases ingeniosas.

Estos combates eran precisamente lo peor del juego, eran difíciles (un manejo que implicaba anticipación del golpe rival, que podía venirte por tres lados distintos de cada vez, y todo ello manejado con el pad numérico) y encima apenas se recargaba la barra de vida después de la lucha, por lo que cada encuentro nos encontramos un paso más cerca de la derrota.

Pero dejando de lado eso, nos encontramos ante un juegazo en toda regla. La búsqueda del Grial recrea fielmente a la película, aunque con distinciones interesantes que hace que ciertos puzzles no se puedan resolver sólo con haber visto el filme. Además hay varias alternativas a la hora de escoger el camino (por ejemplo, se puede ir en zepelín, como en la película, o escapar en avión), y múltiples finales dependiendo de qué hagamos con el Santo Grial.

El juego es del estilo de las aventuras
que tanta fama dieron a Lucas Arts


Sólo hay un punto en el que me sentí totalmente frustrado, un único puzzle que jamás pude resolver por ingenio sin ayuda. Se trata del momento “sólo el penitente pasará”, en el que hiciese lo que hiciese acababa partido en dos. No, no había un botón para agacharse y la solución, tal y como me la contaron, era darle a un píxel concreto de la pantalla...

Como curiosidades no quisiera dejar de comentar dos hechos: en la primera versión del juego el sistema anticopia se basaba en una edición propia del diario del Grial del Dr. Henry Jones Sr que se incluía en el paquete. Dentro del peñazo que supone un sistema anticopia, al menos este mola mazo. Por otro lado un detalle que llamaría la atención de Allan porque va de censura (pero no demasiado, porque no va de sangre y vísceras): para el lanzamiento en Alemania de este título toda esvástica fue eliminada, lo que imagino que tuvo que ser un trabajo de tres pares...

Mítica escena de Indy frente a Hitler

Carismómetro:
Este es el primer juego que capta bien a Indiana Jones como personaje. Tiene frases geniales como la de “Hola, vendo estas bonitas chaquetas de cuero” (que luego se utilizaría como gag en otras aventuras gráficas de la compañía), y detalles como que en el bloc de notas de Indy aparezcan, tachados, los números de teléfono de Willie y Marion.



Indiana Jones and the Last Crusade (1989)


Versiones: Megadrive, Amiga, Amstrad CPC, Atary ST, Commodore64, PC, GameBoy, GameGear, MSX, NES, Master System, ZX Spectrum

Género: Acción

La historia ya es más que conocida. Indiana Jones en busca del Santo Grial, y así es también la historia en el juego, siguiendo cierta fidelidad para con la película.

Nos encontramos ante un acertado plataformas de acción con todo el estilo old school, un juego lleno de trampas a cada centímetro ante las que el jugador sólo puede prepararse sabiendo que están ahí. Es decir, hay que haber picado al menos una vez en cada trampa para saber que está ahí. Esta mecánica resulta desesperante al principio pero la verdad es que cuanto más te vas aprendiendo el juego más agradecido se vuelve este. Ves que aquello que tantos intentos te costó pasar ahora te lo pasas a la primera. Este es el aspecto bueno, el malo es que si la cagas (2 continues)... te toca repetir todo el juego hasta donde estés en ese momento. Eso sí, entre vida y vida y continue y continue el juego muestra un sistema de checkpoints bastante agradable que normalmente te sitúa poco antes del peligro que te hizo papilla.

De todos modos tiene un par de cuestiones de diseño que no he entendido muy bien, por ejemplo que el látigo haga menos daño cuantas más veces lo uses, teniendo que conseguir un recargador que le devuelva su antigua vigorosidad, o que si saltas y arriba hay techo... te hagas daño. Sí, ya se que si te das de cabezazos contra el techo te haces pupa... pero no es algo que esté acostumbrado a ver en un juego y me resultó bastante incómodo. De todos modos, y dado que tengo una copia localizada, mañana mismo iré a comprarme esta versión de Mega Drive para aumentar un poco más mi colección.

No hay nada como dar un poco de látigo a tíos
barbudos para comenzar el día. Esto....

Carismómetro:
Podemos decir que mientras jugamos a este juego somos Indy. Al menos todo lo Indy que un juego de estas características nos permite ser. Saltar, pelear cuerpo a cuerpo, atacar con el látigo, un sprite que representa bastante bien a nuestro héroe y, una de las cosas más importantes que debe tener un juego de Indiana Jones: enganchar el látigo a un punto para poder balancearte y salvar un obstáculo (hey, a cada uno le hace ilusión lo que le hace ilusión).



Indiana Jones y la Última Cruzada [Taito] (1991)


Versiones: Nes.

Género: como decimos los gallegos, depende.

Habiendo ya otro juego basado en la película, la compañía Taito se atrevió a lanzar en la NES este título. Este título, según he podido leer en otros artículos, es criticado por su baja calidad, especialmente en el apartado gráfico. Es cierto que no es gran cosa, con un Indy quizás demasiado pequeño, pero tampoco es que sea como para llorar.

He de decir que me ha sorprendido gratamente por dos detalles: hay variedad de fases y no tienen un orden establecido (e incluso se pueden saltar fases, a costa de ver el final malo). Por ejemplo se puede comenzar con la obtención de la Cruz de Coronado o ir directamente a Venecia, para luego volver a por la Cruz (o ir al castillo, o ir a por el Grial...).

Y con variedad me refiero a:
  • Fases de combate y plataformeo (Cruz de Coronado, castillo de Brunwald, desierto) en el que el látigo es tu amigo (a veces, porque si das al enemigo te lo cargas de un golpe, pero como falles estás en un problema...), son las más complicadas.
  • Fase de puzzle (Venecia), en la que mientras las catacumbas se van incendiando, hay que resolver un puzzle para obtener el aspecto del Santo Grial. Es una fase llena de tensión porque hay que resolverlo contra el tiempo.
  • Persecuciones en moto. Es la única fase que no es imprescindible para ver el final bueno, sólo hay que jugarla en caso de que la pifies en algún momento y tengas que ir a recuperar el diario del Grial de manos de los nazis. Es una fase entretenida pero que para poder resolverla hay que aprendérsela de memoria para ser capaz de recordar todos los obstáculos del nivel.
  • Más puzzles (pruebas finales). Hay que resolver los puzzles de seguir los pasos de Dios, el salto de fe y escoger la copa correcta (para lo que es necesario resolver la fase de Venecia). No son ningún desafío.

Nazis, un tanque y un látigo: epicidad en estado puro.

El juego en si mismo no es difícil y tampoco es excesivamente fácil, aunque sí tiene un momento frustrante. Para rescatar a papá en el castillo de Brunwald hay que entrar en una habitación secreta a través de una chimenea, cosa que a priori es difícil de adivinar.

Ala, ya os he llenado de spoilers (todo lo spoiler que se puede ser en un juego basado en una peli archiconocida) y como conclusión sólo me queda decir que no está mal. No es el mejor juego de la historia, pero no está nada mal.

Carismómetro:
No está mal, pero está muy lejos de su réplica de la gran pantalla. Quizás las intros entre fases están poco explotadas en este sentido.



Indiana Jones and the Fate of Atlantis (1994)


Versiones
: Amiga, FM Towns, Mac y PC.

Género: Aventura gráfica.

Es el mejor juego de Indiana Jones. Punto.

La primera escena del juego es prometedora, Indy se introduce en un oscuro escenario rompiendo la ventana de un salto con el látigo. Va cayendo en trampa tras trampa mientras nos van mostrando los créditos (puedes saltártelos, pero entonces serías un hereje) y nos ponen el tema principal de las bandas sonoras, que difícilmente podemos evitar tararear.

Trata de la búsqueda de la mítica cuidad perdida de la Atlántida, que antes de desaparecer misteriosamente llegó a un punto tecnológico mayor al de la humanidad en el presente. Los nazis, por supuesto, están interesados en tales tecnologías y por ello Indy se ve obligado a ganar nuevamente una carrera contra los alemanes. Para ello pide ayuda a Sophia Hapgood, una antigua compañera que ahora es una especie de médium especializada en la Atlántida.

El argumento vagamente resumido en el párrafo anterior es de lo mejorcito que hay en videojuegos y que podría perfectamente valer para una cuarta parte de la saga del cine. De hecho durante mucho tiempo se rumoreó que iba a ser así, pero una historia tan conocida (no sólo por los juegos, si no también por los cómics) quizás no era lo más apropiado para una película.

Tendremos, una vez más, la oportunidad de burlar matones
de toda clase con tal de cumplir nuestro objetivo.


Es la aventura gráfica con mayor rejugabilidad que conozco, ya que incluye el sistema de puntuación IQ (Indy Quotent, similar al de las aventuras gráficas de Sierra), tres caminos principales (en equipo, en el que hay que resolver puzzles con Sophia; solo potenciando combates y solo potenciando enigmas), varias alternativas para resolver ciertos puzzles y múltiples finales. Nada más terminar el juego dan ganas de volver a empezar sólo para resolverlo de una forma distinta.

Y gráficamente no hay mucho que comentar, es una evolución de las aventuras anteriores con un par de mejoras al motor SCUMM (como las imágenes de los objetos en el inventario) y gráficos VGA.

Carismómetro:
El juego que mejor supo captar la esencia del personaje de Indiana Jones. Ese comienzo en el que todos los objetos que se encuentra le parecen imitaciones baratas, o los gestos tras caer en las trampas que recuerdan a las peleas de Indy contra los nazis en las películas. Esa forma de burlarse una y otra vez de Sophia y sus representaciones teatrales a las que llama sesiones de espiritismo. Esa forma de evitar combates con frases ingeniosas (o cantando una canción de borrachos que, si mal no recuerdo, era “Asturias, patria querida” o una similar). Esas coñas de Indiana pasándolas putas para cruzar un pasadizo y encontrarse a Sophia al otro lado esperándolo... este juego es Indiana Jones en estado puro.



Indiana Jones and the Fate of Atlantis (1994)


Versiones: Amiga, Amstrad CPC, Atari ST, Commodore64, PC, ZX Spectrum

Género: Acción

Lo hemos intentado. De verdad de la buena. Pero no lo hemos entendido. Así que si alguien nos envía un mail contándonos cómo se juega y qué hay que hacer le haremos una review para él solito.


Indiana Jones' Greatest Adventures (1994)


Versiones
: SNES.

Género: Plataformas de acción.

El juego que ahora nos ocupa es una adaptación no de una película, si no de las tres. Manejaremos a Indy a través de las escenas más míticas de la saga, desde la búsqueda del ídolo al comienzo de En busca del Arca Perdida hasta la obtención del Grial en La última cruzada.

Que no os lleve a engaño la imagen, el juego no es fácil.

Es un juego de plataformas de scroll horizontal con una buena dosis de acción que no resulta especialmente complicado pero que es fácil cometer algún error simple con consecuencias fatales (es decir, perder una vida). Durante toda la primera parte sólo hay dos tipos de fases: las normales y las que hay que huir de algo, lo que anuncia un juego que por muy bien hecho que esté será repetitivo. Pero no, en el Templo Maldito nos encontramos con fases un poco distintas, como las que la cámara pasa a ponerse detrás de Indy: la de deslizarse en el bote salvavidas sobre la nieve, sorteando árboles, y la de las vagonetas, en la que hay que disparar a todo lo que se nos acerque. Y en la tercera parte también nos encontramos otras variantes, como la fase de escapada del castillo, que hay que superar a base de saltos con el látigo, huyendo de las llamas que salen de las ventanas.

El juego hace uso de fotogramas de las películas
para sus intros entre fases.


Me llamaron la atención detalles como el hecho de que se deje atrás aquello que va a buscar. Justo cuando encuentra el Arca de la Alianza, al final de una fase, pasa de largo y se queda allí. Lo mismo ocurre cuando por fin encuentra a su padre. También es curioso un pequeño error geográfico, en uno de los viajes, representados con la mítica línea roja sobre el mapa, hace escala en las Islas Canarias, pero el juego asegura que son las Azores.

Carismómetro:
Toda la esencia de Indy que podemos encontrarnos en este juego se encuentra en el intenso uso del látigo por parte de nuestro protagonista. Ni siquiera el uso de escenas de la película entre las fases explota el carisma del profesor Jones.



Indiana Jones and his Desktop Adventures (1996)


Versiones: Windows, Macintosh

Género: Aventura

Con ese nombre alguno podría esperarse un juego sobre informarse acerca de aspectos arqueológicos o incluso, conociendo las cualidades de nuestro héroe con el sexo femenino, algún juego subidito de tono. Pues no.

El juego es una aplicación del tipo "juego en el trabajo sin que el jefe me vea", de hecho incluye hasta la opción "Hide me!!". Yo, la verdad, si tengo que elegir entre esto y en solitario... me quedo el solitario. Pero las cosas hay que contarlas desde un principio.

Esta... aplicación se presenta como un juego altamente configurable (velocidad, tamaño del mundo, dificultad...) que te ofrecería "literalmente billones de juegos posibles!" (eso ponía la caja). Realmente te ofrece el mismo juego pero con las cosas cambiadas de sitio. Por lo poco que he podido averiguar tienes ciertos problemas con un líder guerrero maya que anda en malos líos y tienes que arreglarlo.

Empiezas en un pueblo donde consigues tu látigo y te enteras más o menos de que va la trama. Ya desde un principio se presenta el problema que me ha hecho apartarme rápidamente de este juego: la NULA suavidad de movimiento, tanto de personajes como de mapa. Todo se mueve a bloques, como en un Tetris. Por lo demás... típico, explorar, coger objetos, usar objetos y matar a todo lo que encuentres sin preguntarle siquiera si el látigo le gusta crudo o cocido.

Una imagen cualquiera en un mapa cualquiera
con un enemigo cualquiera

Carismómetro:
El juego tropieza, y mucho, en el carisma de Indy. Sólo tenéis que verlo ahí arriba, cualquier gráfico para nuestro protagonista sería más carismático que ese. Cualquiera, incluso un sombrero. De todos modos bueno... Se supone que eres Indy, exploras, luchas y hablas, que son cosas de Indy... El problema es que no las haces como Indy. Si podemos subirle algún puntito es porque aquí sí que puedes usar tu látigo, y a todos nos gusta el látigo. De todos modos nunca te metes mucho en el papel, imagino que los jugadores objetivo de este juego porque estarían preocupados por la llegada del jefe, pero yo sobre todo por la nula suavidad de todo el juego. No me he sentido Indiana Jones en ningún momento.



Indiana Jones y la Máquina Infernal (1999)


Versiones
: GameBoy Color, Nintendo 64, PC.

Género: Plataformas de acción en 3D.

Allá por el año 1997 se lanzó Tomb Raider, que venía a ser una copia de Indy pero con tetas (insértese aquí chiste acerca del tamaño). Revolucionó el género y muchos juegos trataron de copiar la fórmula. Uno de ellos fue este IJ y la Máquina Infernal.

La historia transcurre unos años después que las otras aventuras de Indy, la segunda guerra mundial ya había acabado y estaba comenzando la guerra fría. Los rusos se muestran interesados en Babilonia, creyendo que allí se encontraba un artefacto para comunicarse con un dios babilonio, por lo que la CIA pretende adelantarse a los soviéticos. Y para ello uno de sus agentes se pone en contacto con nuestro arqueólogo favorito, y dicho agente es Sophia Hapgood (curiosa carrera la de esta chica: arqueóloga, médium y agente de la CIA).

De verdad que lo intenté. Puse todo mi empeño en jugar a este juego, pero me fue imposible hacerme con el control. Se mueve de forma casi ortopédica, es fácil desviarse cuando se pilla carrerilla para hacer un salto (con fatal resultado) y las animaciones de movimiento no sólo dan pena, si no que encima influyen negativamente en la fluidez del control. Todo ello aderezado con una cámara que sin que podamos evitarlo va siempre detrás del protagonista, haciendo que en ocasiones no se vea nada.

Encima los combates son frecuentes y muy jodidos, basándose únicamente en armas de fuego. Apunta automáticamente, pero sólo cuando le da la gana, y por culpa de los movimientos tan mal llevados que comento en el párrafo anterior conlleva a que seas un blanco fácil (mientras que los cabroncetes de los rusos se mueven ágilmente, incluso dando volteretas, con tal de esquivarte).

Y para más inri, el juego está plagado de bugs: Indy desaparece de repente, dejando sólo la sombra (y puedo asegurar que es difícil manejar una sombra sin forma), la cámara se queda bloqueada y el personaje se queda fuera de pantalla e incluso alguna vez me tiró fuera del juego. Pero tampoco quiero culpar al juego de todo esto, ya sabemos cómo es el mundo del PC, pudo haber alguna incompatibilidad con mi hardware, o la dudosa procedencia de mi copia puede tener algo de culpa.

El juego tiene alguna que otra escena interesante,
pero no he llegado a verla...


Gráficamente pasa sin pena ni gloria. Los modelados de los personajes son claramente mejorables (a Sophia le quitaron toda la erótica que podía llegar a tener xD), los escenarios, aunque grandes y por lo visto variados, son cubos unos encima de otros, y las texturas son decentes en algunos casos, pero en otros son pegotes mal puestos.

Es una pena que estos fallos, sobre todo en el control, marque tan negativamente un juego, ya que ni siquiera me he visto con moral suficiente para superar la segunda fase. Además en varias críticas del juego alaban su argumento, a la altura de las películas. Es una pena que no me haya quedado para verlo...

Carismómetro:
Tiene algún que otro detalle bueno. Por ejemplo, cuando sale del agua se saca un sombrero de a saber dónde y se lo pone. Otros detalles lo alejan del icono del cine, como que los combates se basen en armas de fuego, cuando en los filmes pega mucho y dispara poco. Suelta alguna frase ingeniosa, pero el inapropiado doblaje en español (no es que sea mal actor, es que la voz no le pega ni con cola) hace que no les prestes atención.



Indiana Jones y la Tumba del Emperador (2003)


Versiones
: Mac, PlayStation 2, PC, Xbox.

Género: Plataformas de acción en 3D.

La historia de este título nos cuenta cómo Indy se mete en la búsqueda del Corazón del Dragón, una perla que sirve para controlar mentes, que al parecer está enterrada con el primer emperador de China. Para obtenerla tendrá que luchar contra unos viejos conocidos, los nazis.

La acción no se basa sólo en tortas a alemanes.

Este juego sigue la estela del anterior, 3D al estilo Tomb Raider, aunque bastante mejor. Ahora el control es mucho mejor y la cámara deja de ser un estorbo. El uso de objetos es muy fluido (si hace falta el látigo, sacará el látigo y no una pistola), los combates se pueden afrontar con armas o incluso cuerpo a cuerpo (y a los enemigos se les caerá el arma si les das una leche) y los movimientos en general son decentes y no te dejan vendido en medio de una pelea.

Los puzzles también mejoran un poco, aunque no son nada del otro mundo. Es un juego centrado en la acción y se nota, aunque hay alguna escena en la que hay que interpretar la información que se recibe. No es una aventura gráfica, pero al menos te entretiene el cerebro un poquito de vez en cuando.

Carismómetro:
Vale, no es el Indiana Jones del Fate of Atlantis, pero está medianamente logrado. Una vez más el sombrero arranca la sonrisa del fan, no sólo repitiendo la jugada del sombrero nuevo al salir del agua si no que además en medio de un combate se le puede caer y podemos ser nosotros mismos quienes lo recojamos. Y si no lo hacemos aparecerá un sombrero nuevo al cabo de poco tiempo. Además hay escenas de acción que sí las asociamos con Indy, como entrar en un escenario colgando del látigo y a través de una ventana...



Lo que queda por venir

Por si la nueva película no fuera suficiente, hay más juegos aún sin salir a la venta que nos indican que Indiana Jones está muy vivo:
  • Lego Indiana Jones: the original adventures. Un repaso a la trilogía de Indiana Jones pero desde el punto de vista de muñecos Lego, tal y como ya se ha visto en los exitosos juegos de Star Wars. Se lanzará el mes que viene en todas las plataformas inimaginables.

  • Indiana Jones. Un juego anunciado por Lucas Arts hace un par de años, para las consolas de nueva generación y PC. De él podemos destacar que usará el motor Euphoria para las animaciones (el mismo que usan GTA 4 y el próximo Force Unleashed). A decir verdad hace mucho que no se sabe nada del desarrollo de este título, pero aprovechando el momento fijo que pronto la maquinaria hype se activará.

  • Fate of Atlantis 2. Una aventura gráfica hecha por fans que pretende cumplir el sueño de los aficionados: una segunda parte de la magnífica aventura gráfica de 1992. Por desgracia la cosa parece estar aún en un estado muy temprano del desarrollo por lo que todavía no hay ni siquiera imágenes de cómo va a ser la cosa.

  • Indiana Jones and the Fountain of Youth. Otra aventura gráfica hecha por fans, que pretende seguir la estela de Fate of Atlantis. La cosa pinta bien y hay ya una demo por si la queréis probar.



Bueno, por fin hemos llegado al final de este artículo. Ahora toca poner coñas del tipo “este trabajo fue una importante labor de arqueología de videojuegos” o “este artículo nos dará fortuna y gloria” o similares. Escoged la que más os guste. Pero no quisiera cerrar esto sin hacer justicia a la Wikipedia, la comunidad fan española de Indiana Jones y otras webs que nos han servido en la labor de documentación (¿qué os pensábais? ¿que esto es sólo jugar?).

Haciendo balance de todos los títulos que se han hecho de Indiana Jones a lo largo de los años, hay que decir que a pesar de que hay un par de truñazos, hay también buenos juegos. Sobre todo las aventuras gráficas, que puede que no lleguen a la dosis de acción de una peli de Indy, pero sin duda son las que mejor han captado al personaje.

Y esperemos que El Reino de la Calavera de Cristal reviente el carismómetro...

10 comentarios:

Brais dijo...

buen articulo tios

Val dijo...

Se agradece el comentario, ha sido mucho currele por nuestra parte.

Allan dijo...

Un trabajo excelente, de verdad; Un repaso completísimo incluidos "fanmades".

¡Esos Val y Ender! ;)

Val dijo...

Bueno, lo de fanmades es un decir, sólo comentamos dos de los muchos que hay.

aapon! dijo...

Uff... pedazo de entrada!!! os habeis ganado un suscriptor :D

Val dijo...

Me alegra que te gustase el artículo... y gracias por hacerte lector nuestro, la dominación mundial está a la vuelta de la esquina xDDD

Tono Gundín dijo...

Se que ya hacia días que lo publicasteis, aun así... Felicidades... de otro Fan de Indi xDDD

Por cierto y no me matéis... aun voy a jugar en un mes o así a las aventuras de indi de pc... (las había catado pero no terminado) y otro pecado a confesar que hará 4 meses que me acabe por primera vez el monkey island 1 xD... lo se lo se... pero nunca es tarde si la Aventura gráfica es buena.

Val dijo...

¡Expulsado del pozcas hasta que te hayas jugado todas las aventuras de LucasArts!

Que no, hombre, que no. No estamos tan sobraos de lectores como para andar echando a los pocos que tenemos xDD

x_mangel dijo...

Gran trabajo de recopilación de información y documentación.

Personalmente, de toda la lista, creo que solo he jugado las aventuras gráficas y cada cierto tiempo me encanta retomarlas y volver a disfrutarlas, gran trabajo de Lucas.

Estaré atento a las próximas aventuras amateurs.

Peter dijo...

Pc games free
gta 4 free download